Colegios y Escuelas de Bolivia

30.5.11

Fe y Alegría, nueve años integrando a niños con dificultades de aprendizaje

La institución ha desarrollado diversas propuestas educativas generando importantes aportes a la educación pública nacional.

La idea que da origen a Fe y Alegría en Bolivia surge del Padre José Vidal, párroco de un barrio popular de la ciudad de Santa Cruz. Él, conversando con el Padre Víctor Blajot, por entonces Padre Provincial de la Compañía de Jesús, le manifiesta su interés en que la institución construya alguna escuela en el país.

Entusiasmado con el proyecto, el Padre Blajot hace los primeros contactos con el Padre José María Vélaz con el fin de analizar la posibilidad de extender la obra educativa a Bolivia. De esta forma, en junio de 1965, los jesuitas Blajot y Vélaz aprueban la iniciativa con la concepción original de ofrecer oportunidades de educación escolar a los sectores menos favorecidos del país.

En 1966, Fe y Alegría inicia sus actividades respaldada por un Convenio con el Estado Boliviano (vigente a la fecha), el cual facilitó su comienzo y su expansión progresiva con la apertura de siete escuelitas ubicadas en sectores por entonces periurbanos de La Paz y Santa Cruz. Por ello, 1966 es reconocido en Bolivia como año de fundación de esta institución en el país. El especial apoyo de la Compañía de Jesús, responsable institucional de la orientación y conducción de Fe y Alegría en el país, ha sido factor clave del impulso sostenido de sus actividades.

Desde su fundación en 1966, se ha propuesto responder a la demanda de servicios educativos integrales y de calidad a los sectores urbano-populares y campesinos discriminados por aspectos económicos, sociopolíticos, étnicos culturales, de género, generacional y de discapacidad, para potenciar su desarrollo personal y su participación social.

Desde sus orígenes, se define como Movimiento de Educación Popular Integral y Promoción Social, manifestando así la diversidad de sus beneficiarios y la amplitud de sus servicios educativos, que inciden en campos directamente conectados con el desarrollo económico, social, político, cultural y religioso.

Para 1972, ya se tenían 90 centros educativos y se había logrado demostrar la eficacia del modelo, tanto para la atención de las demandas educativas, como para la participación comunitaria en la búsqueda de soluciones a sus problemas.

A partir de entonces, la expansión ha estado acompañada de esfuerzos orientados al mejoramiento profesional de los maestros, a la reflexión social y pedagógica, a la búsqueda de mejores respuestas a los desafíos históricos del país, al desarrollo del currículo y diseño de materiales educativos y acciones de fortalecimiento institucional.

En Tarija, Fe y Alegría nace en 1972 de la mano de la hermana Adelina Serrángeli Bule, Misionera Cruzada de la Iglesia, a invitación del profesor Humberto Portocarrero.

Las primeras escuelas fueron: Jorge Araoz Campero, el jardín de niños Bernardo Navajas Trigo, con 150 estudiantes. En 1973 se cuenta con las primeras aulas construidas en el barrio La Loma, de San Juan, en un terreno donado por el Club de Leones. En la actualidad Fe y Alegría cuenta con 17 centros educativos a nivel departamental. Son más de 350 docentes que trabajan y 4.500 estudiantes que acuden a las aulas de este establecimiento educativo, indicó el técnico departamental del área regular, Jacob Paredes.

AULAS DE APOYO

Desde el año 2002, Fe y Alegría ha incorporado las Aulas de Apoyo. Es un espacio físico, dentro de la escuela, que cuenta con mobiliario, juegos, libros y diversos materiales didácticos para que un docente especializado atienda individualmente a los alumnos con problemas. Pero no sólo a los pequeños, sino también a los padres y los maestros que buscan un desarrollo integral de la niñez.

Desde ese mismo año se implementaron a nivel nacional las Aulas de Apoyo para ayudar a los niños para que éstos vuelvan a las aulas regulares y prosigan con sus estudios de forma satisfactoria. “Así evitamos que abandonen la escuela”, señaló Paredes.

Las Aulas de Apoyo están preparadas para detectar dificultades de aprendizaje, intervenir en las necesidades de los niños, capacitar a equipos interdisciplinarios que otorgan la atención a niños que participan en el proyecto y derivarlos a centros especializados en caso de ser necesario, según la ficha del proyecto.

Entre los problemas más comunes están los vinculados al lenguaje oral y escrito (lectura, escritura, matemáticas) y en áreas específicas (movimiento corporal, atención al maestro, capacidad memorística, percepción de las cosas, área afectiva/emocional).

Para combatir los altos índices de deserción escolar en las áreas rurales y periurbanas, es que Fe y Alegría incluyó aulas especialmente equipadas para ayudar a los alumnos a superar diversos problemas de aprendizaje que impiden su desarrollo académico normal.

De acuerdo a datos proporcionados por Paredes, Fe y Alegría trabaja con 60 niños y 43 niñas de primero a sexto grado que tienen problemas de aprendizaje. De este total, el 10 por ciento son niños y niñas que presentan capacidades distintas.

TERAPIA PARA PADRES

La terapia no se circunscribe a los niños y niñas, también incluye a los padres, familiares responsables y maestros de aulas. Los primeros pasan talleres para que reconozcan los problemas que afectan a sus hijos o hijas y se les enseña actividades con las que pueden ayudarlos en sus casas. A los segundos se los capacita con técnicas nuevas desarrolladas por los maestros del Aula de Apoyo, con el fin de que ayuden a un mejor aprendizaje del alumno y al mismo tiempo refuercen a los otros estudiantes.

El objetivo de las Aulas de Apoyo es brindar a los niños y niñas una educación que entiendan y aprendan, para de este modo disminuir los índices de abandono escolar.



(RECUADRO)

PARA SABER

- Las Aulas de Apoyo psicopedagógico están legalizadas en Bolivia desde 1994, mediante el artículo 9 de la Ley de Reforma Educativa.

- Aún no se logró implementar este apoyo escolar en las unidades educativas fiscales, como establece la Ley de Reforma Educativa.

- Las Aulas de Apoyo permiten la identificación de aquellos niños y niñas con dificultades de aprendizaje.

- Las Aulas de Apoyo permiten, a través de un análisis integral y diversas pruebas, conocer el tipo de dificultad para orientar el apoyo específico y personalizado.

- Las Aulas de Apoyo derivan a centros y/o profesionales especializados, en caso de ser necesario.

- Las Aulas de Apoyo proporcionan capacitación a papás, mamás, otros familiares o tutores, así como al entorno comunal de los alumnos y alumnas para lograr una atención integral.



DESTACADA

El objetivo de las Aulas de Apoyo es brindar a los niños y niñas una educación que entiendan y aprendan, para de este modo disminuir los índices de abandono escolar.





PIE DE FOTO

1.- Fe y Alegría es uno de los primeros colegios en acoger a niños con capacidades distintas.

2.- Los padres de familia participan de talleres para apoyar a sus hijos.

3.- Los estudiantes comparten con niños y niñas con capacidades diferentes.

4.-Las Aulas de Apoyo favorecen a estudiantes y padres.

5.- Los padres aprenden a convivir desde la escuela con sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada